martes, 26 de agosto de 2008

Verdad a medias


Los colores de la historia, de la vida que no tienen, de la razón que se pierde.

Una nueva mentira, otra necesidad y los nuevos aspectos de mi postura tipicamente contemplativa.

Me mira, se acerca y dejo que lentamente todo vuelva a lo que nunca dejo de ser. Porque al final, nada deja de serlo hasta que lo decidimos. Y ellos no son valientes, no tienen fuerzas ni las requieren, ni las prestan.
Tildes, verbos, las conjunciones copulativas que no copulan, no como deberían. Los recursos literarios que ya no me convencen y la simpleza que busco en cada frase, me dan la pauta, me dicen que dejé de creer tiempo atras en todas mis invenciones estrafalarias.

Proyectos, metas, acertijos y promesas incumplidas que solo recuerdan el ruido de los dias que no pasan, que insisten de forma indicativa y acelerada.
El modus operandi de tus planes, tus maléficos planes de conquista. Un conquista poco concurrida, un añoranza poco soñada, el quorum por inercia, las sonrisas mal gastadas. Estas lágrimas que dicen que Sabina sabe, que por ser piadosas no dejan de ser mentiras.

Vago el romanticismo que te trajo, silencioso y no por eso más romántico. Inexperto, me atrevería. Poco creible, poco apreciable.
Silencioso y no por eso menos mentira.

2 comentarios:

Ava Gardner dijo...

sabina es un libertino.

LUCÍA ANGÉLICA FOLINO dijo...

jajajajaja



Sabina es un pobrecito señor mayor enamorado platónicamente de su musa (pero su impotencia crónica le impide reconocerlo -ni pagarle- porque ella -o se a yo- estaba proscripta por la CIA y "toda la platita es para él".

Aunque aceptó un ruinoso "fifty - fifty" con el nano.

Lu


http://poreelamordeunamina.blogspot.com